domingo, 23 de julio de 2017

Rabé al amanecer

Ya de mañana tenemos que ir a regar a la huerta de Rabé. El espectáculo es impresionante y el madrugón merece la pena. Junto al Camino de Santiago, la huerta de Rabé ofrece unas vistas impresionantes:



También esta tierra, quizás bendecida por tantos pies cansados, nos da fruto en abundancia. Tanto dentro del túnel como fuera, los cultivos se están dando muy bien y como veréis en breve, las cestas se llenarán de alubias, cogollos, puerros, zanahorias, calabazas, coles y ricos maicitos. Esto tiene su planificación, ya que combinamos cultivos de ahora con los que están creciendo de cara al otoño-invierno. Así en todos los momentos del año tenemos que ir pensando en los meses futuros. Podéis ir viendo como prospera todo en estas fotos:






viernes, 14 de julio de 2017

NOVEDAD: la Fundación Alter patrocina un cuento sobre Soberanía Alimentaria

A punto, a punto de salir de la imprenta, os presentamos el cuento

TIGA Y LAS MÁQUINAS DEVORADORAS DE TIERRA

Este cuento creado por Rafael Tabares y Dominique Tiendrebeogo y con unas ilustraciones magníficas, cuenta la historia de una niña y su lucha por defender la tierra en la que vive. Un magnífico regalo para niños y niñas. 

No te pierdas el trailer de presentación pinchando AQUÍ.

En breve os seguiremos informando sobre cómo adquirlo.
(Patrocinado por la Fundación Alter)

domingo, 9 de julio de 2017

El túnel de Rabé en marcha

Los esfuerzos que se realizaron para montar de nuevo el túnel de Rabé van dando sus frutos.


Desde que se plantaron los pequeños brotes ha pasado ya un tiempo y como podéis ver las plantas van creciendo con fuerza y ya se va viendo que las alubias, los tomates y los pimientos llegarán más pronto que tarde a nuestras cestas. ¡Delicioso!


Y como siempre, ¡gracias al esfuerzo de much@s!



lunes, 26 de junio de 2017

¿Dónde compramos los alimentos ecológicos?


Resultado de imagen de cesta de la compra

Extracto del interesantísimo artículo que puedes encontrar completo aquí escrito por la periodista Marta Gandarillas.
“Ecología” y “sostenibilidad” son palabras que, afortunadamente, empiezan a formar parte de las tendencias de consumo mundiales en la actualidad. Aquí vamos por detrás de nuestros vecinos europeos pero, los que llevan tiempo librando esta batalla, saben bien que lo que hace 30 años en España eran conceptos extraños y curiosos, (como la agricultura ecológica), hoy en día se han convertido en una oportunidad de producción, comercialización y consumo con un altísimo potencial.
El consumidor está cambiando y cada vez presta más atención a lo que come, a su calidad, a saber de dónde viene y quién está detrás, si es una empresa local o una gran multinacional.
Para situarnos un poco, según los últimos datos que presentaron durante BioFach, FiBL (Instituto de Investigación para la Agricultura Ecológica) y IFOAM (Federación Internacional de Organizaciones de Agricultura Ecológica), hay 43,1 millones de hectáreas en el mundo dedicadas al cultivo ecológico, 2 millones de productores en 170 países y unas ventas que alcanzaron los 55.000 millones de euros. Si reparamos en los datos de consumo interno de alimentos ecológicos, nos encontramos con un mercado pequeño y aunque estamos a la cabeza de Europa en superficie ecológica, exportamos aproximadamente el 75% de la producción. Sabemos por varios estudios que el principal motivo por el que aquí no aumenta la cantidad de productos ecológicos consumidos es el precio.
El español gasta al año sólo una media de 20 euros en productos ecológicos, muy por detrás de los 86 de Alemania, los 210 de Suiza o los 61 de Francia. Si atendemos a los datos de canales de distribución, en Suiza el 90% del producto ecológico se comercializa en hipermercados, en Alemania alrededor del 50%, en Francia en torno al 40%. En España solo un 20% se comercializa en grandes superficies y el 75% en tiendas especializadas. Es lógico suponer que esa tendencia también llegue aquí. De momento, aparte de las tiendas, los mercados y los grupos de consumo, la proliferación de supermercados ecológicos es evidente y también las grandes superficies se hacen eco de esta demanda y ya empiezan a ofertar marcas blancas ecológicas a precios más baratos, que quizá sacrifican cantidad pero no necesariamente calidad. No es el caso de EEUU, donde las marcas blancas sí han bajado su calidad.
Además allí la comida viaja entre 2.500 y 4.000 kilómetros de la granja a la mesa, lo cual supone un gran impacto medioambiental y un enorme gasto energético. En principio las grandes superficies representan un modelo que poco tiene que ver con la cultura ecológica basada en consumo local, de proximidad, responsable, accesible, justo y respetuoso con el medio ambiente. Sin embargo, la presencia de producto ecológico en un canal de venta masivo como el hipermercado, lo expone a un gran número de consumidores, lo da a conocer y, por tanto, influye en la demanda y la opción de compra en todos los canales de venta. Al mismo tiempo, no son pocos los productores que están introduciendo sus productos en estas grandes superficies para llegar a un público más amplio. Las grandes superficies pueden jugar un papel importante y ayudar en esta cuestión proponiendo marcas de distribuidores ecológicos a precios muy similares a los de los productos convencionales. Quizá por esto hoy en día, en Europa, casi un 75% de los clientes de productos ecológicos se abastecen en los hipermercados. El pequeño tendero eco no tendrá más remedio a corto plazo que especializarse ya que, los productos de primera necesidad, la gran superficie los comercializará más económicos.


domingo, 18 de junio de 2017

La Economía Solidaria tiene premio

Naciones Unidas premia a Florencia Escudero Fonseca por su labor al frente de "El Colletero", de Nalda, La Rioja, una iniciativa de Economía Solidaria (y miembro también de REAS) que pretende ser un espacio de participación, autogestión, creatividad y también un lugar de encuentro intercultural e intergeneracional, a través de proyectos de arte, patrimonio, infancia, agricultura y medioambiente.

Un programa que relaciona a los jóvenes con otras organizaciones de Nalda y el entorno, que se mueven en distintos campos, como son: la protección del patrimonio, el medio ambiente, la agricultura, la promoción de nuestros productos locales, la solidaridad local e internacional, la infancia, hasta las actividades que realiza la Tercera Edad. 

Esta riojana de 75 años ha sido capaz de transformar tierras agrícolas abandonadas y de crear oportunidades de trabajo para las comunidades más vulnerables. La restauración de tierras degradadas puede detener la migración, las familias y las comunidades se transforman y se vuelven más resistentes al cambio climático cuando se crean oportunidades de empleo. cuando las prácticas como estas se amplifican a nivel mundial, la sostenibilidad, la estabilidad y la seguridad de todos es posible.  

No es el primer premio que recibe esta iniciativa. Con ejemplos como este, seguimos ilusionados caminando en la economía solidaria, la soberanía alimentaria y la lucha por un mundo más justo y para tod@s.

lunes, 12 de junio de 2017

¡Cómo lo pasamos!

El Domingo 11 de junio celebramos las II Jornadas Huerta Molinillo. 
¡Cómo lo pasamos!

Además del buen tiempo que nos acompañó todo el día, tuvimos la oportunidad de ver cómo va progresando la huerta de Rabé. Después de una estupenda comida compartida, ya en Burgos pudimos disfrutar de una interesantísima charla con Popez sobre las curiosidades de las aves, en la que participaron niños y mayores.


A continuación, fuimos a Huerta Molinillo para hacer entrega del premio a los amigos de Ecomanjar, quienes también nos sorprendieron con un regalo para nosotros. 


Para rematar la tarde, y a pesar de que se había levantado algo de viento, los amigos de So What? nos deleitaron con una magnífica interpretación que nos hizo dar palmas y movernos al ritmo de su música. Finalmente, un pequeño piscolabis cerró un día tan especial. 


¿Se puede pedir más?